[us_page_title description=”1″ font_size=”1.8rem” inline=”1″]

A menudo recibimos muchas consultas sobre la punción seca. ¿Es dolorosa? ¿Para qué está indicada? ¿Qué contra indicaciones tiene?… Son muchas las dudas que levanta esta técnica de fisioterapia y hoy queremos desvelar todas para contarte en qué consiste exactamente, para qué se utiliza y si es o no dolorosa.

Qué es la punción seca

Se trata de una técnica semi invasiva en la que se utilizan agujas, las mismas que en acupuntura. Estas agujas se utilizan habitualmente para tratar los famosos puntos gatillo o

puncion-seca

también llamados nódulos musculares que son nódulos palpables sobre la piel localizados en una banda tensa de un músculo y que generan dolor. Se llama punción seca porque no se emplea nada más que la presión misma de la aguja. El objetivo de la técnica es llegar donde los dedos del fisioterapeuta no pueden hacerlo. Una vez localizado el punto gatillo, la aguja penetra y lo presiona para desactivarlo y que deje de generar dolor.

Esta técnica se utiliza para tratar gran cantidad de patologías como contracturas muscularesdolor cervical, el dolor lumbar, las sobrecargas, la fatiga muscular, etc.

Tipos de punción seca

En función de la profundidad encontramos dos tipos en la punción seca: superficial y profunda

En la punción seca superficial se utilizan agujas como las de acupuntura y se introducen en el tejido subcutáneo, es decir, sin llegar a penetrar el músculo o el punto gatillo. Sin embargo, en la punción seca profunda sí se alcanza el músculo ya que se van buscando generar contracciones en el mismo. La aguja, en este caso algo más agudas que las de acupuntura, se introduce y saca varias veces.

Beneficios de la punción seca

La punción seca lo que busca es destruir las fibras musculares que están dañada. Durante la técnica se generan espasmos musculares que eliminan sustancias que se asocian al dolor y la inflamación, aumentando el flujo sanguíneo y oxigenación del músculo. Aunque al principio la zona se suele inflamar después provoca un efecto contrario, anti inflamatorio. Así conseguimos relajar el músculo y favorecer la curación y recuperación. Lo bueno de esta técnica es que se suelen conseguir resultados bastante rápidos, aunque depende de la patología que estemos tratando. No es lo mismo tratar un cuadro crónico, para el que se necesita más tiempo. Además, esta técnica suele combinarse con otras manuales.

¿Es dolorosa la punción seca?

Esta es la pregunta estrella. La realidad es que se trata de una técnica un poco dolorosa, pero como todo en la vida dependerá de cada persona. Lo que sí podemos decir es que a la mayoría de las personas que la prueban les compensa el dolor que pasan teniendo en cuenta los resultados que obtienen después. También es verdad que la sensación y el nivel de dolor varía dependiendo de la zona en la que se aplique la técnica. Lo que notaremos es el pinchazo inicial, pero también sensación de presión y un calambrazo, como si nos pasará electricidad, cuando se genera la contracción muscular.

El momento de dolor es breve – lo que dura el pinchazo en el músculo – pero sí es intenso. Posteriormente notaremos también molestia, como si estuviera el músculo muy cansado, pesado y como si hubiera hecho mucho esfuerzo. Sin embargo, el alivio de esta molestia como del dolor por el que acudimos a la consulta del o la fisioterapeuta es bastante rápido.

Contra indicaciones

Hay casos en los que la punción seca está contraindicada o simplemente hay que tener una serie de precauciones y de factores a tener en cuenta en el momento de su aplicación. Personas con problemas de coagulación, zonas con heridas o cicatrices, tatuajes, manchas…; alergia a los metales y en zonas próximas a las regiones pélvica y abdominal en mujer embarazadas. Lo más importante es ponerse en manos de un fisioterapeuta colegiado, que es el único personal sanitario que puede aplicar esta técnica y puede indicarte si es aconsejable que te la practiquen.

Menú