Habitualmente, cuando hablamos de fisioterapia la gente suele pensar en tratamientos para  tratar lesiones o aliviar problemas relacionados con nuestro cuerpo, como por ejemplo, después de una lesión deportiva o una habitual contractura muscular. Sin embargo, el trabajo de un fisioterapeuta es mucho más amplio y abarca campos relacionados con la cardiología, la pediatría, la sexualidad e incluso el aparato respiratorio, entre otros muchos.

los-mocos-en-el-bebe

Hoy queremos centrarnos en una disciplina muy importante, y vamos a centrarnos en el caso de los bebés. La fisioterapia respiratoria en ellos, es muy habitual aunque aún bastante desconocida entre la población. En los primeros años de  vida, suele ser muy frecuente que tengan problemas relacionados con los mocos. Los tratamientos de fisioterapia pueden ayudar a reducir la mucosidad y la tos. Avanzado el invierno, los virus y bacterias hacen acto de presencia y parece que los mocos llegan para quedarse, y puede que no provoquen mucho más trastorno que el estético. El problema es cuando tienden a complicarse, impiden al niño comer y dormir con normalidad y causan enfermedades como otitis de repetición, neumonías o bronquiolitis.

Los mocos en el bebé

La fisioterapia respiratoria está en auge y es útil para aliviar y prevenir los problemas que ocasiona el exceso de mucosidad en los niños pequeños. De entre todas las afecciones respiratorias, la bronquiolitis aguda es la más frecuente en los bebés y afecta sobre todo a niños de entre dos y seis meses. Uno de los síntomas más importantes de esta enfermedad es el aumento de la mucosidad y la tos, de tal forma que un menor de cuatro años pude llegar a tragar hasta los 3-4 kilos de moco al día. ¡Una barbaridad!

En los últimos años esta infección se ha incrementado considerablemente hasta alcanzar una tasa de hospitalización de entre el siete al 14 por ciento entre los bebés con menos de un año de vida, tal y como detalla el Estudio Internacional de Sibilancias del Lactante (EISL).

Los primeros signos de bronquiolitis se presentan como un cuadro catarral, con una significativa presencia de mocos y tos además de fiebre.

Posteriormente, cuando la inflamación de los bronquiolos es mayor, suelen aparecer mayores dificultades para respirar con sibilancias o vómitos ocasionales. Por lo tanto, es importante que antes de realizar un tratamiento de fisioterapia con tu bebé, consultes con el pediatra, pues pueden existir ciertas circunstancias que lo contraindiquen en un momento dado, o enfermedades para las cuales este tipo de tratamientos no esté recomendado.

Fisioterapia respiratoria

Teniendo esto en cuenta hay que decir que no existe una edad mínima para poder recibir tratamiento de fisioterapia. A través de la Fisioterapia Respiratoria se favorece la extracción del moco y a la limpieza de las vías respiratorias. Por lo tanto, el bebé gana en calidad de vida, al tener una respiración adecuada también duermen mejor y comienzan a tener más apetito. El número de sesiones variará en función de la necesidad y la evolución del cuadro vírico y los ejercicios que se apliquen irán en función de las características del niño y los objetivos del tratamiento. El fisioterapeuta realizará un tratamiento cuyo principal objetivo será facilitar la expectoración eficaz de las secreciones, que es el perfil más frecuente en niños pequeños. En otras ocasiones el objetivo del tratamiento se basa en el entrenamiento de la fuerza y resistencia de los músculos respiratorios.

La fisioterapia respiratoria es muy útil en las siguientes enfermedades: bronquitis bacteriana, fibrosis quística, discinesia ciliar o síndrome de inmovilidad ciliar y Asma.

La educación de los padres

Tan importante es el paciente, su colaboración y actitud como el papel de los padres, a los cuales también hay que educar. En EUROKINES enseñamos a los padres a realizar ciertas maniobras sencillas y al uso de los instrumentos que hay en el mercado.

Una de las enseñanzas fundamentales tiene que ver con la hidratación, para hacer más fluidas las mucosidades, la práctica de juegos respiratorios para mejorar la expectoración y se les ofrecen pautas para ayudar a identificar signos y síntomas de alarma para acudir al pediatra si se produce un empeoramiento del cuadro clínico. Así mismo les enseñamos cómo deben llevar a cabo los lavados nasales, una de las formas más fáciles y eficaces para prevenir complicaciones.

Las 8 razones por las que la Fisioterapia Respiratoria puede ayudar a tu hijo a sobrellevar el invierno:

  • Respirar bien por la nariz: el fisioterapeuta te enseñará a respirar correctamente. La respiración debe ser nasal, nuestra nariz es un filtro que evita el paso de microorganismos en el interior del aparato respiratorio. Así mismo, te enseñará a realizar correctamente los lavados nasales para que tu hijo respire bien por la nariz
  • Controlar y eliminar la tos. La fisioterapia respiratoria ayudará a eliminar esas secreciones que caen a la garganta y que tanto molestan.
  • Drenaje de las secreciones bronquiales. Un niño con mocos no respira bien por la nariz, lo que les impide comer bien en muchas ocasiones y en el caso de que haya tos, todo se complica. La fisioterapia mejorará su respiración nasal y eliminará los mocos acumulados en garganta y vía respiratoria inferior.
  • Mejora el sueño
  • Control de la duración de los catarros. Cuando los síntomas de los catarros, aunque estos ya estén superados, perduran más de lo normal, con Fisioterapia Respiratoria eliminamos las secreciones que se acumulan y disminuímos la tos, así normalizamos la situación mucho antes. A veces no sabemos si los mocos de los niños en mayo son provocados por el catarro de octubre, o es una nueva infección.
  • Disminución del absentismo escolar
  • Evita ingresos hospitalarios. Con la Fisioterapia Respiratoria, conseguimos que ciertas infecciones vayan a más y el niño acabe en el hospital.
  • Ayuda al correcto desarrollo del aparato respiratorio de los más pequeños. Un niño que crece con infecciones respiratorias frecuentes tiene muchas papeletas para ser un adulto con alguna enfermedad respiratoria como el asma.

Menú