Dolor de espalda: causas más habituales y cómo prevenirlo

Pensemos por un momento, ¿quién no ha tenido dolor de espalda alguna vez? Y es que este problema se ha convertido en algo tan cotidiano que afecta aproximadamente a 700 millones de personas en el mundo.
Desde una pequeña molestia constante hasta una repentina punzada de dolor agudo que dificulta nuestro movimiento, el dolor de espalda

dolor-de-espalda

siempre aparece en el momento más inoportuno. Y puede hacerlo después de una caída o al levantar un objeto pesado, pero también puede aparecer “sin causa aparente”. Y decimos bien “sin causa aparente” porque no nos damos cuenta de que durante nuestras actividades diarias solemos tener malos hábitos que pueden dañarnos y estas suelen ser las causas más habituales. Casi todos hemos experimentado alguna vez cómo este dolor interrumpe nuestro ritmo habitual y reduce nuestra calidad de vida considerablemente.

Causas más habituales de dolor de espalda
Uno de los motivos principales por los que acaba viniendo mucha gente a vernos es la mala postura en la silla de la oficina, la cual conlleva sobrecargas de músculos y articulaciones. Es importante de que tomemos conciencia de la importancia que tiene sentarse correctamente, por lo tanto tan importante será que tengas una buena silla como que la adaptes correctamente. La base de una óptima postura en una silla de oficina es ajustar adecuadamente la altura del asiento. Debemos regular la altura del asiento de modo que nuestros pies estén perfectamente apoyados en el suelo y las piernas formen un ángulo de 90º respecto al asiento. Con esto conseguimos un buen apoyo de los muslos y que las piernas tengan una posición ni demasiado tensa ni demasiado relajada. Además de esto, tenemos que sentarnos apoyando bien la espalda y asegurándonos de que la columna vertebral esté bien recta. Si la silla tiene reposabrazos ajustables debemos adaptarlos para que estén a rás de la altura de la mesa. Así, vamos a conseguir que los brazos formen un ángulo de 90º tal y como sucede en el caso de las piernas. La altura del monitor será otro aspecto fundamental a tener en cuenta, para que tengas el cuello recto. En este sentido os recomendamos hacer descansos de 5 o 10 minutos cada hora y media para realizar ejercicios de estiramientos de la musculatura y así, mejorar la circulación evitando contracciones.
Otra de las causas más frecuentes de problemas de espalda es utilizar el portátil o la tablet en la cama. Pasar horas trabajando o viendo series y películas en la cama puede generar graves dolores en la nuca y espalda por las posturas que exige.
Otro hecho evidente, pero que casi nunca se tiene en cuenta, es levantar objetos sin flexionar las rodillas. Hacerlo causa mayor trabajo para nuestra espalda y músculos, algo que según donde trabajes tendrás que hacer con mayor frecuencia.
El uso de zapatos con una suela incorrecta también es una causa habitual por que la muchas personas padecen dolor de espalda. Hay que tener en cuenta que las suelas más dañinas son aquellas que son planas y las muy blandas son inestables para caminar. Las suelas de zapatos más saludables deben tener apoyo ortopédico, amortiguación y ajuste.
Existe otro componente que no depende de nosotros y que es indiscutible pero con el que no hay que resignarse pues se puede combatir y son las enfermedades con un componente hereditario como la espondilitis anquilosante, algún tipo de artritis o cáncer que afecta a la columna vertebral, etc.

Condiciones anímicas y psicológicas.
Este aspecto hemos querido dejarlo a parte, y es que es cierto que las personas propensas a la depresión y la ansiedad parecen tener un mayor riesgo de padecer dolor de espalda. .Si hemos tenido un mal día en el trabajo nuestros músculos van a estar tensos y contracturados. Si se tiene un estrés constante y tampoco buscamos una alternativa de solución, podemos generar dolores y enfermedades crónicas. No podemos olvidar que el dolor es, por encima de todo, una experiencia neurológica transmitida por nuestro sistema nervioso. Así, en esos estados caracterizados por la angustia, el miedo, la decepción o el desánimo lo que hay en nuestro cerebro es un desequilibrio químico

Tipos de dolor de espalda
Entre los tipos de dolor de espalda se encuentran la lumbalgia, la dorsalgia y la cervicalgia. La lumbalgia es el más frecuente, y afecta a la zona comprendida entre la base de las costillas y el principio del muslo. Por el contrario, la cervicalgia no es un trastorno tan frecuente, aunque sí produce molestias y dolor considerables. El dolor de espalda se manifiesta de dos maneras: el dolor agudo que se produce de repente y suele tener una duración inferior a seis semanas, y el dolor crónico que se puede prolongar durante más de tres meses. El dolor crónico es menos frecuente que la lumbalgia, la dorsalgia y la cervicalgia.

Datos sobre el dolor de espalda
El dolor lumbar es la principal causa de la discapacidad a nivel mundial. . La mayoría de las personas padecerá dolor de espalda en algún momento de su vida. En España una de cada diez bajas laborales se debe a una lumbalgia o dolor de espalda. La media, en la que suele desaparecer este problema, está en 17 días, poco más de dos semanas. Además, se estima que el 80% de la población, padecerá dolor de espalda en algún momento de su vida y atención, en el 32% de los casos se cronificará. La buena noticia de todo esto es que las estadísticas se pueden romper y que de ti depende no pasar a formar parte de ellos. Si incorporas el ejercicio en tu estilo de vida reducirás las posibilidades de padecer este tipo de dolencias.
Después de todo esto te recomendamos que incorpores diariamente una rutina de ejercicios breves para equilibrar la tensión muscular que producen las actividades del día a día. La práctica del yoga o pilates es muy indicado para esto. Si aún así continuas con dolores de espalda, recuerda acudir a un especialista para determinar cuál es el origen y descartar una patología más importante. En Eurokines estaremos encantados de asesorarte y ayudarte de cuáles pueden ser los ejercicios más adecuados para tu caso. ¡Ven a visitarnos! Estamos en Mérida y  Badajoz. 

 

Menú